Noticias

¿Alquilar o comprar?

07.03.2016

 Ante la pregunta de si es mejor alquilar que comprar, siempre surgen muchas dudas. La realidad es que el alquiler está sufriendo un crecimiento incipiente, y los expertos en temas inmobiliarios confirmar que la caída de precios garantiza que los inmuebles están tocando fondo.


Un país con tendencia a la compra de inmuebles


En este país siempre se ha considerado que alquilar era una pérdida de dinero, y por eso la mayoría han preferido invertir en la adquisición de un inmueble, especialmente cuando la diferencia entre la renta y la hipoteca no era demasiada. Se tiene la idea de que comprar una vivienda es más seguro para hacer frente a una situación de desempleo y para afianzar el futuro de los hijos. Esto explica que la tasa de alquiler en España sea de un 19%, frente el 30% de la media de Europa. Pero la crisis lo cambió todo, y el estallido de la conocida burbuja inmobiliaria, ha hecho que el alquiler se empiece a consolidar como una verdadera alternativa a la compra de un piso mediante una hipoteca.


El alquiler de viviendas crece


En los últimos años y como consecuencia de la crisis económica, el alquiler es una opción cada vez más extendida. Las cifras hablan, y se ha pasado de un 15% en 2011 a un 19% en 2013. La realidad es que los partidarios de alquilar se han triplicado desde que comenzó la crisis. Muchos se decantan por el alquiler debido a la precariedad económica, laboral y a la complejidad para conseguir crédito, entre otras razones. Y también porque existe una sensación muy negativa respecto el mercado de la compra. Muchos piensan que alquilar es hoy por hoy la mejor opción. Porque permite invertir lo que gastarían en notario, entradas y demás gastos, en otros temas. Es ideal para los que por temas de movilidad laboral o por ampliar la familia tienen que cambiar de casa.


Qué debes tener en consideración a la hora de alquilar o comprar


Esta elección es muy importante y afecta de forma considerable a la economía doméstica, así que debes tener en cuenta estos factores:


En qué zona y barrio quieres vivir.


Periodo de tiempo.


Necesidades concretas.


Cuánto puedes invertir.


Uso del inmueble.


 


Alquilar es una buena alternativa a corto e incluso a medio plazo, porque no hace falta mucho dinero para empezar. Pero a largo plazo, la mejor idea es siempre comprar porque se amortizan los gastos iniciales. En las mejores zonas de las ciudades el alquiler siempre es más recomendable puesto que la diferencia entre la venta y el alquiler es muy grande. Sin embargo, en las áreas más baratas las diferencias son menores e incluso sin importancia. Por lo que resulta más rentable comprar en vez de arrendar. Si se consigue un crédito, es recomendable que la hipoteca no supere el 30% de los ingresos o que al menos puedas ahorrar un 10%, una vez pagado el alquiler y todos los gastos.


Ventajas e inconvenientes de comprar


Desde el año 2007 el precio de la vivienda ha caído un 40%, y es un buen momento para encontrar precios muy razonables.  El Banco Central Europeo ha bajado recientemente los tipos de interés hasta el ,015% con lo que para muchos, puede que sea más económico comprar que alquilar. La verdad es que sin tener en cuenta la crisis, los inmuebles son bienes que se revalorizan con el tiempo y en momentos de apuros, puede ser una medida de ahorro, una herencia o una fuente de ingresos extra. Comprar además es beneficioso desde el punto de vista fiscal, por las deducciones en el Irpf y por las retenciones en la nómina.  Y por último aunque tal vez no tan importante tener vivienda propia te da la posibilidad de reformar y decorar al gusto, lo que puede darle incluso más valor. Y respecto los inconvenientes, aparte de los graves problemas de impagos, está el desembolso inicial ( entre un 20 y un 40%), las tasas municipales, los gastos de comunidad y todas las molestias de los trámites.


Ventajas e inconvenientes de alquilar


La ventaja principal es que no requiere una importante inversión. Con la fianza y puede que un depósito es suficiente para empezar. La comunidad, las tasas y demás gastos suelen ser cosa del propietario. Las gestiones y trámites son mínimas, y ante cualquier imprevisto o problema puedes cambiar de casa. Normalmente un contrato puedes darlo de baja con un mes de anticipo. El alquiler también tiene beneficios fiscales para el arrendatario y el arrendador. El propietario puede recibir deducciones por impuestos como el IBI, los gastos del contrato de alquiler, los seguros…Y el inquilino puede conseguir deducciones por el alquiler de vivienda habitual. Con la actual Ley de Arrendamientos, hay algunos inconvenientes. La prórroga forzosa es ahora de 5 años y no de 3, y la prórroga tácita es ahora de 1 año en lugar de 3. Todo esto afecta a la fianza y a la revisión del precio del alquiler. El arrendador puede recuperar su inmueble con 2 meses de anticipación. Y el inquilino puede ser desahuciado si no se paga antes de los 10 días tras la denuncia de impago.  Además, los arrendatarios tendrán que consultar los cambios que deseen hacer en la vivienda para no perder la fianza.  Aunque el alquiler cada vez tiene más partidarios, con la bajada de precios, las rebajas de los tipos de interés y la mayor facilidad para conseguir créditos están haciendo que la gente se replantee la compra de inmuebles.  Paralelamente, el desahucio exprés y el aumento de incentivos fiscales podrían hacer que los alquileres aumenten.

Volver a noticias